Combina música y vino

30 de abril de 2021

Autor: Bodegas Mateos

¿La música de fondo afecta en la degustación de vinos?

Diferentes estudios como el de la Universidad Heriot Watt de Edimburgo coinciden en que la música puede cambiar el sabor del vino y esto se explica por cómo se perciben los sonidos que emite la música. Somos seres asociadores y nos encanta asociar melodías con momentos y fusionarlos con otras percepciones.

Se les pidió a los participantes beber vinos tintos y blancos escuchando estos cuatro estilos de música y cuando terminaron de beber, se les pidió que describieran el vino. “Lo que encontramos fue que las calificaciones del vino tendían a reflejar las calificaciones de la música que se estaba reproduciendo de fondo”.

El vino, como la música, tiene una línea horizontal, melódica, que se corresponde con sus aromas, y una línea vertical, armónica, que se manifiesta en la experiencia palatal. El vino, según discurre lentamente por nuestra boca va expresando su melodía en un juego plurisensoriral que emociona al tiempo que nos transforma. La música también es un fiel reflejo de las sensaciones de boca. Así, los vinos sin suficiente acidez producen una sensación de "monotonía", porque esta tiene en el vino la función que la disonancia tiene en la música. (El País, 2014).

El estudio anteriormente mencionado demuestra la relación entre vino y música y afirma que existe una música indicada para cada tipo de vino. Según los sonidos que se escuchen en el momento de la cata, cambiará de un modo u otro el sabor y nuestra percepción del vino.

Por otra parte, la relación entre el vino y la música no sólo ha sido estudiada sobre los efectos que produce en los humanos, sino que también en el vino mismo.

En algunas ocasiones durante la elaboración de los vinos biodinámicos es una práctica muy común que se ponga música en la sala de barricadas donde se guardan los vinos, ya que se cree que la vibración y frecuencia que emite la música es capaz de mejorar la calidad del vino, especialmente cuando se encuentra en reposo y durante el proceso de guarda. Debido a que las ondas electromagnéticas o hertzianas son capaces de transportarse en cualquier medio, estas serían capaces de afectar las moléculas del vino dentro de la barrica. De esta manera, hoy es posible escuchar música en salas de barricas de todo el mundo.